click tracking
Ocular mítico de TeleVue, más conocido como el “Terminagler” por su enorme tamaño.

Construcción

Las construcción es realmente robusta, se ve por qué Tele Vue es considerada una marca “Premium” Tiene un buen tacto y la goma superior es muy cómoda, facilita enormemente la observación al colocar el ojo perfectamente centrado. Su peso, casi un kilogramo, es mayor a lo acostumbrado en los oculares, antes de usarlo hay que comprobar si nuestro enfocador es capaz de moverlo con suavidad.

Las lentes que están colocadas en el barril del ocular se me antojan un tanto incómodas, al estar muy pegadas al borde de este podemos tocarlas si no se tiene cuidado.

Rendimiento óptico

Diseñado para “paseos espaciales” la sensación de inmersión es bestial. Esto se consigue gracias a que la imagen que proporciona la extrae más de lo normal, de ahí que al colocar el ojo en la goma superior nos de la sensación de meternos dentro. También sus 82º de campo aparente ayudan para esta sensación de inmersión.

Probado en los más diversos telescopios, refractores de focal larga y corta, newtons de varias focales, SC, etc. su inmersión es total dando igual diseño del telescopio. Su definición en eje, aunque alta, los Nagler no son precisamente el diseño más óptimo para este tipo de trabajos. Si buscamos un ocular para alta definición es mejor que busquemos otro tipo de diseño, en cambio, si lo que buscamos es un ocular para pasarse por el cielo, el Nagler de 31 no nos defraudará.

Sus tratamientos antireflejos son realmente efectivos y dan un buen contraste con el fondo del cielo, si bien, el contraste que proporciona el Nagler de 26 mm Type 5 es algo mayor, no deja de ser bueno.

No aprecio astigmatismo en ninguna zona del campo, ni tan siquiera en el borde, si bien, la curvatura de campo y la aberración en corsé son muy acusadas. Si a uno le molesta que cuando movemos el telescopio de una forma rápida, por ejemplo un dobson, las estrellas en vez de trazar líneas rectas tracen curvas con la curvatura hacia dentro mejor que cambiemos de ocular y nos vayamos a otro, como los Panoptic, pero, si a uno no le molesta esto o utiliza telescopios computerizados, este, sin duda, es su ocular.

Su transmisión de luz es muy alta a pesar de contar con un gran número de lentes y el color es algo cálido, no apto para observadores de dobles, cambia la tonalidad de algunas estrellas. El famoso “ring of fire” que suelen remitir algunos observadores no lo aprecié en ningún momento, quizá fue por la unidad que probé, pero no lo vi.

Conclusión

Ocular mítico entre los de gran campo y por algo es, perfecto para paseos espaciales. Aunque, antes compraría un Ethos que este ocular, cada comprador debe sopesar antes el costo del Nagler, no es precisamente barato. El precio del ocular me parece que está un poco sobredimensionado comparado con su calidad.

Share