click tracking
Ocular ortoscópico con retículo iluminado.

Construcción

Muy robusto, la parte superior se puede desenroscar para que cualquier observador pueda ver perfectamente enfocado el retículo. El iluminador está enteramente construido en aluminio de color negro, lo que proporciona una gran confianza durante su uso. Se le puede colocar una ojera lateral de goma, muy útil para los observadores que no necesiten gafas.

Rendimiento óptico

Como todo buen orto que se precie, su rendimiento óptico es muy alto, en el mismo borde las estrellas no aparecen perfectamente puntuales, pero no es nada importante.

Su nivel de contraste es muy bueno y los colores son fieles a la realidad. Su transmisión de luz también es muy alta.

La posición del ojo es un tanto crítica para poder ver las estrellas nítidas, si nos desviamos un poco del eje enseguida empieza a aparecer aberración de coma. la colocación del ojo quizás se vería facilitada si en vez de hacer la superficie completamente plana tuviese el denominado diseño de volcán. En cambio, una vez colocamos la ojera de goma, estos problemas se ven solucionados por completo.

Retículo e iluminador

El retículo, como puede verse en la imagen de la izquierda tiene múltiples escalas para hacer mediciones de separación de estrellas, posiciones angulares e incluso guiado con la “diana” superior, y todo aquello que queramos medir. La precisión en el grabado del retículo es grandísima, dando errores de menos de 2 grados en mediciones de la posición angular de dos estrellas.
El iluminador, como ya he apuntado antes está muy bien construido, dando una luz bastante uniforme a lo largo de todo el retículo, si bien, en el centro es quizás un pelín más acentuada.

Conclusión

Actualmente es la mejor alternativa a los extremadamente caros micrómetros bifilares para las mediciones astronómicas. La precisión que podemos alcanzar, aunque depende de la experiencia del observador, es realmente buena, con errores muy pequeños respecto a los valores oficiales. Recomendado.

Share