click tracking
La unidad probada fue la tercera generación de este ocular, denominado Baader Hyperion 8 - 24 mm Click - Stop Zoom.

Construcción

Fabricado por Baader Planetarium, a primera vista sorprende su diseño sobrio y funcional, sin nada superfluo, y su tamaño bastante contenido teniendo en cuenta que está compuesto por 7 elementos ópticos.

La anilla superior de goma esconde una rosca M54 que mediante diversos accesorios que distribuye Baader, se puede hacer fotografía por proyección por ocular. La altura de la concha se puede variar mediante un giro en espiral de una forma muy suave.

Las focales se pueden variar con un simple giro de muñeca desde 24 mm con 50º de campo aparente hasta los 8 mm y 68º de campo. En 24, 20, 16, 12 y 8 tiene un click (que hace honor al nombre del ocular) que permite fijarlo. La variación de la distancia focal es continua, sin saltos intermedios, pero, de 24 a 20 mm esta variación es mucho más lenta que de 12 a 8 mm que es sorprendentemente rápida.

La parte inferior del ocular se puede desenroscar para poder acoplarlo, mediante otros accesorios, que no van incluidos, a telescopios de uso terrestre.

Rendimiento óptico

Como de la estética no solo vive el hombre, comprobé que tal funcionaba el ocular en su vertiente astronómica en un Celestron newton de 20 cm de abertura y 1000 de focal y en un refractor LongPerng ED de 80 mm de abertura 550 de distancia focal.

En el newton 200/1000
El newton, a pesar de ser un telescopio de focal corta, está muy bien corregido ópticamente y los oculares demuestran como se las gastan con telescopios rápidos y salen a la luz gran parte de sus defectos. Nada más poner el ocular el primer inconveniente que le veo es que, al tener una base tan ancha cuesta bastante apretar los tornillos de fijación al enfocador. En cuanto miro por él, en la posición de 24 mm, el campo se me torna muy estrecho y se aprecia un leve cromatismo en especial en el último 50% del campo.

Giro el ocular y la imagen se va “acercando” poco a poco y el campo se va abriendo hasta hacer “click” en 20 mm. En esta focal, el cromatismo se empieza a acentuar y aparecen otras aberraciones como, coma, astigmatismo y en el último 20% del campo curvatura de campo. La imagen en esta focal, a pesar, de las aberraciones, me resulta más agradable que en 24 mm debido al incremento en la amplitud del campo y la mayor sensación de inmersión. Viendo el campo que da y la escasa diferencia que en el campo real cuando se compara con la posición en 24, casi resulta superfluo pasar de 21 mm.

Vuelvo a girar hasta llegar a 16 mm. Se siguen apreciando las aberraciones anteriores y la curvatura se hace un poco más acentuada, siempre en el último 20%. La imagen en esta posición sigue siendo agradable.

Pasamos a 12 mm, este es quizás el límite utilizable de este ocular por su rendimiento. La coma, astigmatismo, curvatura de campo y cromatismo, siguen siendo evidentes.

Giro hasta llegar a 8 mm. La magnificación hasta llegar a esta focal desde la anterior se hace muy rápida. La imagen es bastante más oscura que en las otras focales y las estrellas tienen un aspecto bastante frío. Esta es la otra posición que me resulta superflua visto el rendimiento que da. Las aberraciones llegan a hacerse exageradas, en especial la coma, la aberración esférica y el cromatismo, se veían halos azules y verdes alrededor de las estrellas.

En el refractor 80/550
Las sensaciones son similares a las que obtuve en el newtoniano a excepción de las aberraciones, en especial el astigmatismo, que se hacía menos evidente.

También probé, de una forma muy breve, el zoom, en un refractor Vixen de 102 mm de abertura y 1000 mm de distancia focal. En este telescopio, todas las aberraciones, a excepción de la curvatura de campo se hacían muy poco visibles.

Conclusión

El Baader Hyperion 8-24mm Click - Stop Zoom es un ocular que trabaja muy bien en telescopios de focales largas, es decir, mayores que 6. Recordemos que la focal es la distancia focal del telescopio entre su abertura. Y en especial, en refractores, ya que, en telescopios reflectores, pueden presentar una coma bastante molesta en el último 50% del campo del ocular, en cualquiera de sus posiciones.

Las posiciones, aunque todas más o menos útiles, las que mejores correcciones ópticas tienen y son más agradables durante la observación, son las que están comprendidas entre 12 a 20 mm. La principal virtud que le veo al cambio entre las distintas focales es que, al variar el contraste con el fondo, algunos objetos de cielo profundo, en especial, nebulosas, pueden hacerse patentes en unas posiciones sí y en otras no.

A pesar, de todas las aberraciones que tiene, es un ocular que está muy bien para su precio (en torno a 200€) pero que, en ningún caso, sustituye a un buen ocular de focal fija. Lo recomiendo como complemento en observaciones en las que queremos ver cual es la mejor magnificación para cada objeto y para su rápida localización y luego pasar a un ocular de focal fija y mayor calidad.

Share