click tracking
Los telescopios donde se probaron ambos oculares fueron en un Meade Lightbridge de 12" (305/1525), un refractor Vixen 102M (102/1000) y un Televue 85 (85/600)

Se probaron a lo largo de toda la noche en los 3 telescopios, pero de forma simultánea en dos TeleVue 85, por lo tanto, las condiciones eran prácticamente las mismas para ambos oculares.

Ethos de 13 mm

El Ethos me sorprendió gratamente al mirar por él al poder abarcar los 100º de campo que proporciona sin necesidad de quitarme las gafas. Este campo da una sensación envolvente y de paseo espacial indescriptible. El problema que le veo a tanto campo, desde mi gusto personal, es que he de mover el ojo para poder fijarme en todos los detalles que ofrece el ocular. Para los usuarios de gafas se aprecia un "importante" blackout, que hace desaparecer la imagen si te alejas del eje óptico. Las estrellas se ven perfectamente puntuales y muy bien corregido hasta el último 90-95% del campo, lo cual es muy bueno, corregir 100º no es nada fácil. El fondo se me torna un poco claro, también para mi gusto. El principal inconveniente desde mi punto de vista es que al mover el telescopio, al hacer star-hopping, el ocular tiene aberración en barril. Los oculares que tienen este tipo de aberración, es lo que yo llamo, oculares GOTO, es decir, oculares que vienen muy bien para mirar cuando se ha encontrado el objeto, no para mirar buscando el objeto de estrella en estrella, si uno es muy exquisito, le puede llegar a resultar molesta esta aberración. Pero, por suerte, no es tan pronunciada como en otros oculares que he probado, y si no se mueve el telescopio muy rápidamente, no llega a resultar muy molesta.

Clavé Paris de 12 mm

El Clavé Paris de 12 mm, “sólo” nos proporciona 52º debido a su diseño óptico, es un Plössl pero es más que suficiente para ver con detalle objetos de cielo profundo. Su definición, tanto en eje como en el borde, es muy alta; prácticamente se ven los mismos detalles en el objeto si se coloca en el centro o si se coloca en el borde del ocular. La definición que proporciona es un pelín mayor que en el Ethos, pero es una diferencia muy pequeña. Su contraste es mayor que en su competidor, el fondo de cielo es más oscuro. El campo es completamente plano, no aprecio aberración en barril, aun moviendo de una forma muy rápida el telescopio. Los dos inconvenientes que le veo a este ocular, al mirar con gafas me tengo que pegar mucho a la lente para no perder los últimos 2-3 grados de campo, pero a cambio, el campo se abarca de un solo vistazo, no hace falta mover el ojo para ver el mismo borde, y que tiene un leve astigmatismo, se percibe si desenfocamos la imagen y miramos las estrellas en el mismo borde. Con un campo de 52º consigue un efecto envolvente bastante marcado, aunque no hasta el extremo del TeleVue. Las imágenes que proporciona me resultan algo frías, pero mucho más cálidas que las del Ethos, no se aprecia ningún tipo de tinte artificial en las estrellas.

Conclusión

Cualquiera de los dos oculares agradará a su poseedor. Las diferencias entre uno y otro son mínimas, su elección radica en una cuestión de gustos. El Ethos lo veo más como un ocular de paseo espacial, en cambio, el Clavé, lo veo más para centrarse en objetos a observar detenidamente, al tener un campo más estrecho permite centrarse más en ellos.

Si se quiere un ocular para darse paseos, y si a uno no le molesta la aberración en barril, el Ethos de 13mm es el ocular perfecto en aumentos medios.

Si se quiere un ocular de definición extrema y para observación pausada en cielo profundo y planetaria a bajos aumentos, el Clavé es la mejor elección.

Personalmente, me quedo con el Clavé, cuando subo de 20mm en los oculares, me gusta centrarme en los objetos, los paseos espaciales, los dejo para oculares de bajos aumentos y gran campo aparente. Para mí, bajos aumentos es menos de 60 aumentos.

Aunque, repito, ambos, son oculares magníficos. Se puede dar la comparativa como un empate técnico.

Share