click tracking
CB

Viendo la imagen se aprecia que no existe transmisión para las líneas 1 y 2, algo que como veremos es una tónica general de los filtros estudiados, pero no por ello deseable que ocurra. En cambio, sí que existe una alta transmisión en la línea 3, correspondiente a H beta y algo menor en el doblete de OIII, algo bueno, pero que sería ideal que fuese tan alta como en la línea 3.

También existe una alta transmisión en la línea 7 (90%), correspondiente al mercurio, algo claramente ilógico, ya que se trata de una de las líneas principales de emisión de las lámparas de mercurio que se usan en iluminación vial. Pero por contra no existe transmisión en 8 y 9, algo que esta vez sí que es lógico, se tratan de una segunda línea del mercurio y el doblete del sodio.

Si continuamos el análisis, hay una muy alta transmisión en 10, 11, 12, y 13. Que exista transmisión en 11, 12 y 13 es algo normal y muy deseable pues se tratan de líneas correspondientes a nebulosas, la 10 no lo es tanto, se trata de una línea correspondiente a las lámparas de mercurio.

Como nota adicional, este filtro suele llamarse el anticromatismo. Si miramos el espectro se ve claramente por qué trabaja tan bien como reductor del cromatismo en telescopios. Fundamentalmente lo que hace es eliminar toda la luz que está por debajo de 470 nm. Si bien, el “problema” que tiene este filtro es que al eliminar los tonos azules, la imagen queda virada hacia los amarillo-anaranjados, algo que puede resultar un tanto incómodo en la observación.


Espectro en alta resolución aquí


Recordemos:
1 corresponde al OIII (436,3 nm); 2 al N (463,1 nm); 3 al H beta (486,1 nm); 4 al doblete del OIII, línea izquierda (495,9 nm); 5 al Na (498,3 nm); 6 al OIII, línea derecha del doblete (500,7 nm); 7 al Hg (546,1 nm); 8 al Hg (577,0 nm); 9 al doblete del sodio centrado en (589,3 nm); 10 al Hg (615,0 nm); 11 al NII (654,8 nm); 12 al H alfa (656,3 nm) y 13 al SII (673,1 nm).

Share