click tracking
OIIIastro

Si nos atenemos a la figura vemos que tal solo existe transmitancia en las líneas 4, 5 y 6, correspondientes al doblete del OIII y una línea secundaria del sodio, esta transmisión es muy alta, muy superior al 90 %. También hay una leve transmisión en las líneas 3 y 13, pero algo muy poco significativo, ya que no superan el 5 %.

A partir de esto vemos que el filtro cumple con lo prometido, es decir, alta transmisión del oxígeno triplemente ionizado, si bien no existe transmisión en una banda secundaria de este elemento, en 436,3 nm algo muy poco deseable ya que los CCD comerciales sí son sensibles en esta zona del espectro.

Por contra, hay transmisión en una línea secundaria del sodio, es decir, no eliminaremos de forma total la contaminaci'on lumínica debida a estas lámparas. Pero esto es algo que no podemos achacar a un mal diseño del filtro, ya que se encuentran las líneas del OIII y esta banda secundaria muy cercanas y es prácticamente imposible aislarla.


Recordemos:
1 corresponde al OIII (436,3 nm); 2 al N (463,1 nm); 3 al H beta (486,1 nm); 4 al doblete del OIII, línea izquierda (495,9 nm); 5 al Na (498,3 nm); 6 al OIII, línea derecha del doblete (500,7 nm); 7 al Hg (546,1 nm); 8 al Hg (577,0 nm); 9 al doblete del sodio centrado en (589,3 nm); 10 al Hg (615,0 nm); 11 al NII (654,8 nm); 12 al H alfa (656,3 nm) y 13 al SII (673,1 nm).

Share