click tracking
A continuación explicaré el proceso que he seguido en numerosas ocasiones para el pulido de distintos tipos de filtros. Aunque un buen pulido no degrada un filtro, sólo se debe realizar cuando no queda otra opción y nuestro filtro ya ha perdido sus propiedades. Con esto quiero decir que o está muy arañado, o como he visto en alguna ocasión, el filtro ha dejado de ser transparente por oxidación de su superficie. Además, un filtro sucio o arañado hará que se produzcan variaciones en la transmisión de unas zonas a otras; lo que incurrirá en una degradación de la imagen final.

Existen algunos tratamientos orgánicos altamente sensibles a disolventes como el alcohol y la acetona, en este caso es recomendable utilizar agua destilada y jabón neutro o algún limpiador óptico como el de Baader o, mejor aún, el de Edmund Optics.

En caso de que alguien tenga un filtro que esté muy degradado y no se atreva a realizar el pulido puede
contactar conmigo y yo lo realizaré con mucho gusto, eso sí, los materiales y el trabajo tiene un coste :)

Materiales

  • Guantes de látex
  • Pera de aire
  • Paños de fibra para la limpieza pre y post pulido
  • Bastoncillos de algodón
  • Agua desionizada o blanda (no es necesario que sea destilada)
  • Acetona o alcohol isopropílico. Si se utiliza acetona se deberá realizar el proceso en un lugar bien ventilado
  • Óxido de Cerio (se puede comprar en Manuel Riesgo, por ejemplo. Con un sobre de 100 gramos hay para años de pulido)
  • Cristal plano (opcional)
  • Plano de referencia (opcional)

Procedimiento

Limpieza

Lo primero, y más importante, es realizar una buena limpieza del filtro, para ello seguiremos el siguiente procedimiento.

En primer lugar nos pondremos unos guantes de látex, a fin de no dejar manchas de grasa en la superficie, también nos servirán de protector cuando utilicemos la acetona. A continuación, observaremos si hay motas de polvo, si se ven, se soplarán con una pera de aire, eliminar estas motas es muy importante puesto que al estar normalmente compuestas por silicatos, si rozamos con ellas el filtro lo arañaremos.

Una vez limpia la superficie de polvo, se echará un chorro generoso de agua desionizada, se puede utilizar la del grifo si esta es muy blanda y sin apenas cal. De esta forma arrastraremos todas las partículas de polvo que hayan quedado adheridas.

Una vez sin polvo se eliminará la grasa. Para su eliminación se puede utilizar acetona si no hay ninguna superficie plástica cerca (la acetona destruye con gran facilidad los plásticos). La gran ventaja de la acetona es su rapidísima evaporación, gracias a esto no deja apenas marcas en la superficie que se ha limpiado. En caso de que haya superficies plásticas que se puedan dañar se deberá utilizar alcohol isopropílico. La diferencia de este alcohol con el típico etílico (de las heridas) es que su evaporación es más rápida, no contiene perfumes y tiene un menor contenido en residuos sólidos. La desventaja del isopropílico frente a la acetona es que su evaporación es bastante más lenta, lo que implica que habrá que quitar las marcas de evaporación.

Una vez se haya evaporado la acetona/alcohol, se retirarán las marcas con un paño de fibra. Un truco para saber si queda alguna marca, que aunque no es visible, sí afecta a su transparencia, es utilizar aire caliente. Al condensarse sobre la superficie quedarán marcas allí donde hay residuos. Se vuelve a pasar el paño sobre el cristal y ya lo tenemos impoluto.

Pulido

Cuando el filtro ya está perfectamente limpio podemos proceder a su pulido.

Filtros con pocos daños

Si el daño es muy bajo, sólo unas marcas superficiales, utilizaremos óxido de cerio muy diluido en agua, hasta que no sea más que una lechada. Mojamos el bastoncillo en agua, pero sin que llegue a gotear, a continuación, recogemos pocos granos de óxido de cerio y comenzamos el pulido. Para pulir un filtro lo mejor es ir haciendo pequeños movimientos circulares y a la vez ir rotando el filtro, de esta forma anularemos los posibles errores de presión que vayamos ejerciendo.

Cuando notamos que la resistencia cambia, el óxido de cerio pierde eficacia, echamos un nuevo chorro de agua al filtro para ver cómo va el pulido. Si es necesario se repite. Con unas pocas repeticiones deberían desaparecer en buena medida las marcas superficiales.

Un consejo muy importante es que se debe pulir de una forma muy muy suave, las marcas suelen estar en el tratamiento protector superficial. Si apretamos demasiado no sólo estaremos puliendo este protector, si no también el propio cristal del filtro, con lo que sus propiedades podrían llegar a cambiar en casos muy extremos.

Filtros muy dañados

Si el filtro está muy dañado, por ejemplo, su superficie no es suave o se ha degradado con el tiempo tal y como ocurre con algunos filtros antiguos el procedimiento es bastante más severo. Si está montado en una celda deberá extraerse de ella para facilitar el trabajo, si es posible, claro está.

Se comenzará el pulido tal y como se hace con un filtro poco dañado, con un bastoncillo de algodón. Pero esta vez recogeremos más granos de óxido de cerio hasta hacer una pasta consistente blanca, no llegar hasta el punto de hacer barro, si nos pasamos con el cerio es mejor echar un poco de agua. Comenzamos con movimientos circulares siguiendo el mismo esquema, con esto se conseguirá dar una cierta uniformidad a la superficie, pero debido a su degradación hay que ir un paso más allá.

Si el filtro se ha podido extraer de su celda se procederá del siguiente modo. Se coloca en un cristal plano un poco de cerio y unas gotas de agua, hasta conseguir una lechada. A continuación se comienza a pulir el filtro contra el cristal. Una vez se ha gastado el cerio se invierten los papeles, ahora se echa lechada de cerio sobre el filtro y se pule el cristal contra él, pero en otra zona, no en la misma de antes. Esta inversión de papeles se debe ir haciendo de forma sucesiva con la lechada cada vez más transparente. Todo este procedimiento se hace para poder conservar la planitud del filtro.

Si el filtro no se ha podido extraer de la celda se deberá hacer el procedimiento del bastoncillo de algodón, pero con una gran suavidad y cada vez con lechadas más y más aguadas. Además, se deberá ir alternando el sentido de rotación del pulido y el del giro del filtro.

Comprobación final

Una vez se ha pulido el filtro se debe realizar la limpieza del mismo con el procedimiento antes descrito y comprobar si el resultado es satisfactorio. Si el pulido ha sido muy agresivo (pulido contra otro cristal) es recomendable comprobar si se ha conservado la planitud, para ello se pondrá debajo de un test plano de referencia y se iluminará con una luz monocromática, una farola por ejemplo, y se verá si las líneas son suficientemente paralelas. Los planos de referencia se pueden conseguir en pequeños tamaños por poco dinero por eBay.

Para las dudas que puedan surgiros no dudéis en escribidme.



Ejemplos


1. Limpieza profunda

Zona de trabajo

En primer lugar colocamos todos los utensilios que vamos a necesitar tal y como se puede ver en la imagen. Se ha utilizado una superficie engomada para que en caso de accidente el filtro no sufra ningún desperfecto.

idas_lps_p2_limpieza-0

1) Guantes de latex; 2) Toalla para gafa limpia; 3) Óxido de Cerio; 4) Pera de aire; 5) Agua;
6) Filtro que se va a tratar; 7) Acetona; 8) Bastoncillos de algodón; 9) Algodón hidrófilo (opcional)


Inspección ocular

En este filtro de un primer vistazo se nota una fuerte neblina sobre una de sus caras y una huella dactilar en la otra. Tal y como se pueden ver en las siguientes imágenes.

idas_lps_p2_limpieza-1 idas_lps_p2_limpieza-2

Suciedad en un filtro IDAS LPS-P2

Limpieza

El proceso de limpieza seguido ha sido el descrito anteriormente, primero soplado de restos de polvo, después chorreón de agua blanda y a continuación la acetona. La acetona, al evaporarse rápidamente suele dejar un residuo (ver la siguiente imagen) que se eliminará con el paño para gafa o con un bastoncillo de algodón limpio.

idas_lps_p2_limpieza-3

Empañamiento producto de la evaporación de la acetona

Una vez realizado el proceso de limpieza este es el resultado

idas_lps_p2_limpieza-5 idas_lps_p2_limpieza-4

Filtro IDAS LPS-P2 perfectamente limpio

Como se puede ver, la diferencia es enorme.

¿Pulido?

Se ha realizado una inspección detenida de ambas caras para ver si existía algún tipo de oxidación o marcas, al no verlas se ha podido dar por concluido el proceso.

Como dato interesante, la transmisión ha mejorado a lo largo de todo el espectro en un 2% después de la limpieza. Pero este no es el único dato importante, al estar limpio la transmisión será igual en toda su superficie, por tanto, la luminosidad de la imagen final será uniforme.




2. Pulido superficial

Zona de trabajo

De nuevo se colocan todos los útiles para limpieza y/o pulido. En esta ocasión se puede ver un elemento más, una herramienta para desmontaje de filtros (en inglés se suele denominar “spanner wrench”)

OIII_pulido-0

1) Guantes de latex; 2) Pera de aire; 3) Óxido de Cerio; 4) Herramienta para desmontar filtros;
5) Acetona; 6) Filtro; 7) Agua; 8) Bastoncillos de algodón; 9)Toalla para gafa; 10) Algodón hidrófilo (opcional)


Inspección ocular

En este filtro podemos ver numerosas marcas por toda su superficie y un degradado radial en la parte más externa del cristal, amén de una buena cantidad de suciedad acumulada por el uso.

OIII_pulido-1

Suciedad, degradación en los bordes y marcas superficiales en un filtro Lumicon OIII

Desmontaje

Como este filtro va a necesitar un buen pulido de su superficie se procede al desmontaje. Para ello utilizo la herramienta
spanner wrench que no deja de ser dos destornilladores planos acoplados con un par de barras metálicas. Se introduce en las marcas de la anilla de compresión y se gira con cuidado. La anilla irá saliendo poco a poco, la rosca tiene un paso muy fino, por lo que tardará más.

Una vez quitada la anilla nos fijamos bien en qué cara va en la parte superior y cual en la inferior. Los filtros astronómicos (no los de color clásicos) no son invertibles.

Para extraer el filtro simplemente giramos la montura del filtro y lo dejamos caer sobre nuestra mano.

OIII_pulido-2 OIII_pulido-3

Desmontaje del filtro

Limpieza y pulido

Se realiza una limpieza a fondo exactamente igual que en el filtro anterior. Pera de aire para quitar residuos, agua, acetona y limpieza con un paño limpio.

Una vez esté perfectamente limpio podemos proceder a pulir la superficie. Para ello se procederá según he descrito antes. Haremos una lechada de cerio mojando el bastoncillo de algodón en agua y recogiendo unos pocos granos de cerio. En la imagen siguiente se pueden ver los movimientos circulares, cuando se termina una vuelta completa a todo el filtro lo giramos y seguimos el pulido. Cada 2 - 3 vueltas completas retiramos la lechada y comprobamos el estado del pulido, de esta forma no nos pasaremos puliendo. Es mejor ir poco a poco y gastar un poco más de pulimento que pasarnos y destrozar un filtro.

OIII_pulido-4

Pulido de filtro con óxido de Cerio

Después de varias pasadas se ve como las marcas superficiales han desaparecido completamente y sólo quedan las más profundas. Incidiremos en estas últimas haciendo pulidos con un recorrido muy corto pero sin apretar demasiado. Si la marca es muy profunda solo podremos rebajarla, no llegar a eliminarla. Para eliminarla habría que hacer un pulido de la superficie completa, pero al ser este filtro interferencial (como he dicho antes) no es en absoluto recomendable.

Resultado

Aunque como se ve no se ha podido eliminar la gradación de la zona más externa (son hongos del filtro que estaban alojados en una capa interna del propio filtro, lo que hace imposible su retirada sin irnos a métodos excesivamente agresivos). Sin embargo, sí se han podido eliminar un gran número de marcas superficiales; tan sólo queda una en la zona central y otra en la parte inferior, pero reducidas a una mínima expresión que no afectará a la observación. Estas marcas requerían un pulido que cambiaría las propiedades del filtro (paso de banda)1.

Después de todo este proceso se ha iluminado el filtro con luz ultravioleta (procedente de un autoclave), de esta forma los hongos dejan de propagarse y el filtro no irá a peor.

OIII_pulido-5

Resultado final



NOTA: No me hago responsable de posibles daños que puedan ocurrir en los filtros al realizar un pulido o limpieza incorrecta

1) Ver en esta misma web la entrada Filtros astronómicos, para ver como varían un filtro interferencial si se cambia el espesor de una de sus capas.

Share